Paradójicamente falta de quórum hizo aplazar proyecto que sanciona ausentismo de congresistas

Fuente fotográfica: Minuto30

Solo dos votos hicieron falta para que el proyecto que castiga el ausentismo parlamentario fuera aprobado en la plenaria del Senado el día de ayer. Precisamente, y como dato paradójico, la inasistencia fue la causa trascendental para que la iniciativa se aplazara para la sesión de este miércoles.

El senador Alfredo Ramos Maya, autor de la iniciativa, mostró su preocupación ante la lentitud con la que el mismo Legislativo ha manejado el proyecto que busca, entre otras cosas, endurecer las sanciones para los congresistas que no estén presentes en los debates “justifiquen sus salarios y no en medios de comunicación ni cocteles”.

Desde hace dos años que fue presentada la iniciativa, estuvo casi uno sin movimiento alguno en el Congreso tras ser aprobado en la Comisión Primera de Senado teniendo como coordinador ponente al senador Alfredo Rangel, por lo que la participación de los colombianos fue fundamental en aquel momento para que avanzara. “Con gran presión ciudadana, se aprobó PL 66/15 el último día de legislatura 2015, en primer debate de Comisión Primera del Senado y tras muchas insistencias, antes de ser archivado por no debatirse en plenaria, se logró incluir en el orden del día.

“Una de las principales razones por las cuales el Congreso ha tenido un desprestigio histórico es que los colombianos saben cuánto nos ganamos y nos cobran diariamente el hecho de no estar en las sesiones. “Cualquier ciudadano que conoce el salario de un congresista, mas sus prestaciones y gasto de equipo de trabajo, entre otras cosas, entonces dicen: esos tipos van a vagar y a no hacer nada, por eso presentamos en su momento un proyecto bastante estricto y que causó polémica”, comentó Ramos al hacerle una invitación a sus colegas: “Se puede ser mucho más exigentes y mostrar una verdadera intención de autorreforma y que el país vea que desde adentro se quiere cambiar”.

En momentos en que la imagen del Congreso ha sido históricamente la de menor credibilidad, el proyecto de Ley número 66 de 2015, pretende implementar sanciones económicas, reforzando el proceso para la validación de excusas médicas, estableciendo multas a los jefes de las carteras ministeriales que falten a los debates sin justificación alguna, entre otras medidas.

Comments are closed.